Lo dijo Benigni:

"No hay nada más necesario que lo superfluo".

jueves, 31 de diciembre de 2009


Hoy comprendo que no eres tú ni soy yo, que son las circunstancias y el tiempo.
Que conocer a alguien nuevo es apasionante, pero si hay algo apasionante de verdad es querer a alguien para siempre.
Hoy sé que hay personas que cambian todo de repente, que hacen que olvides lo que te hiere, que son capaces de darte mil motivos para seguir adelante.
Y sé que también hay gente a la que yo no puedo salvar, que otros deben hacerlo, no yo.
Y que quizá sea yo la que necesita que la salven cuanto antes...
Que me salves tú de una vez, que vengas a casa y me digas que quieres una vida conmigo.
Mi perro, mi tele, mi coche, mis hijos y todo lo que tú quieras que sea nuestro.
Que me digas que me quieres a mí, y que no quieres más viajes en trenes que no llevan a ninguna parte.







Porque este año te quedes para siempre.

martes, 29 de diciembre de 2009


La primera ventaja es que cuando el cuento llega al final no se acaba, sino que se cae por un agujero y el cuento reaparece a mitad del cuento.
Ésta es la segunda ventaja, y la más grande, que desde aquí se le puede cambiar el rumbo.
Si tú me dejas.
Si me das tiempo.




Cada minuto de nuestras vidas es una oportunidad para cambiarlo todo.

domingo, 20 de diciembre de 2009

Alguien...


Que de vez en cuando decida perseguirme por los bares y conocerme otra vez.
Que saque la espada y me defienda de víboras, pirañas y putas.
Que si mira a otra, luego me guiñe un ojo, y se ría de mis celos de hojalata.
Y sobre todo que no tenga que perderme para darse cuenta de que me ha encontrado.

sábado, 19 de diciembre de 2009



Ahora que estoy más viva de lo que estoy,
ahora que nada es urgente, que todo es presente.
Que hay pan para hoy, que no te pido lo que me das.
Ahora que no me mido con los demás...
Ahora que todos los cuentos parecen el cuento de nunca empezar
.








Que te casarás conmigo...

jueves, 17 de diciembre de 2009


Di un lugar donde estés tú.
Que si el azar nos va empujando hasta el final solo habrá casualidad.







El mar detrás de ti.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

lunes, 23 de noviembre de 2009



Tiembla la luz en el umbral, resucitó con tu latido...
Cualquier motor, cualquier motivo.

Yo, que removí toda la tierra para besarte en la boca.






Gracias.

martes, 10 de noviembre de 2009

viernes, 30 de octubre de 2009


Quizá me marche y no vuelva.

Quizá me muera y no tengas que maldecirme jamás.




Tantas despedidas llenas de promesas vanas.

lunes, 26 de octubre de 2009


Sé que hay cosas imposibles, como que un día vengas a mi puerta y me digas que aunque nunca te lo haya dicho, sabes lo que pienso, lo que quiero y que por eso estás ahí.
Que aunque no te lo diga sabes que me importas y que has venido para no irte.



Sé que hay cosas imposibles, y lo peor es que las puedo imaginar.

domingo, 25 de octubre de 2009

Domingo astromántico


Te deslizas como si fueras de viento y al contacto con mis dedos te desvanecieras.










Madelmans haciendo slalom por tu cuello, aire que se lleva tus misterios.

martes, 29 de septiembre de 2009

lunes, 21 de septiembre de 2009


Vuelvo a ser el número diez en la lista de tu soledad.


Guardo en la memoria el equilibrio de un domingo atravesado.

viernes, 11 de septiembre de 2009




En ningún momento la busqué...

No le pedí que viniese a por mí, que me buscara la mano entre decenas de personas y unos cuantos decibelios, tampoco que me curara y que su mano fuese la que me salvase de todo lo que me dolía. No le pedí que fuera el desvelo de todas y cada una de mis madrugadas, ni el temblor de mis pestañas al mirarla ni el de mis uñas al rozarla, ni siquiera la razón del latido que caminaba más rápido que mi andar al ir a buscarla.No le dije que el sólo hecho de sentirla conmigo era como flotar entre lunares, los suyos, ni que sería mi pequeño remedio cuando nadie nos entendiera...
No le dije nada, no le pedí nada. Y ella apareció, apareció e hizo de mi vida una carcajada feliz, una sonrisa continua, un te quiero perenne.








suerte, niña imantada .

domingo, 30 de agosto de 2009


Porque te tengo y no
porque te pienso
porque la noche está de ojos abiertos
porque la noche pasa y digo amor
porque has venido a recoger tu imagen
y eres mejor que todas tus imágenes
porque eres linda desde el pie hasta el alma
porque eres buena desde el alma a mí
porque te escondes dulce en el orgullo
pequeña y dulce
corazón coraza.

martes, 25 de agosto de 2009

Te chuparé la lengua, te lameré los párpados, te morderé la boca.

Me tragaré de una tacada todos los gritos que se agolpan en tu garganta.

No te salves. No lo hagas. Deja que la noche abra sus ojos.

Enamórate. Agárrate al temblor.

miércoles, 19 de agosto de 2009

viernes, 14 de agosto de 2009

Báilame el agua.


Báilame el agua.
Úntame de amor y otras fragancias de tu jardín secreto.
Riégame de especias que dejen mi vida impregnada de tu olor.
Sácame de quicio.
Hazme sufrir.
Ponme a secar como un trapo mojado.
Líbrame de mi estigma.
Llámame tonto.
Perdóname.
Olvida todo lo que haya podido decir hasta ahora.
No me arrastres.
No me asustes.
Vete lejos, pero no sueltes mi mano.
Empecemos de nuevo.
Sangra mi labio con sanguijuelas de colores.
Fuma un cigarro para mí.
Traga el humo.
Échalo fuera.
Crúzate conmigo en una autopista a cien por hora.
Sueña retorcido.
Sueña feliz, que yo me encargaré de tus enemigos.
Dame la llave de tus oídos.
Toca mis ojos abiertos.
Nota la textura del calor.
Hasta reventar.
Píllate los dedos, los lameré hasta que no sepan a miel.
Te invito a un café.
Caliente, claro.
Y sin azúcar... sin aliento.

miércoles, 12 de agosto de 2009


Recordar una melodía.
Sentirte. Como la última vez.
Abrazarte en silencio. Respirarte.
Echarte de menos. Contar ausencias de más.
Restar todo el tiempo que no tuvimos.
Sumar las ganas con las que nos vivimos.
Buscarte. Y sonreír.

domingo, 26 de julio de 2009



Algunas noches, me aletargo en un interminable insomnio, y me pongo a repasar las luces y las sombras de un itinerario que yo no programé pero que alguien, vaya a saber si Dios o un azar insolente, programó para mí. Durante una hora o dos respiro ese desconsuelo, hasta que al fin me duermo como último recurso.



El porvenir de mi pasado, Mario Benedetti.

sábado, 25 de julio de 2009

miércoles, 8 de julio de 2009

Donde nadie oye mi voz


¿Dónde estabas cuando mi voz se hacia tan pequeña que no salía y se ahogaba en una habitación, o dentro de mi?
¿Dónde estabas cuando dormías a mi lado, y yo no podía dormir?

lunes, 29 de junio de 2009

Triana



Duermes, mientras la ciudad golpea el cristal con su llanto, ajena a tu sueño.
Qué lástima la gente que nunca besará la paz sobre tus párpados.





Son sus ojos los que mueven el mundo, y los que me empujan a mi.

martes, 16 de junio de 2009



No he buscado a nadie, llevo días buscándome yo.
No quiero pensar en Madrid, ni en su reloj.
Duermo por las tardes, por las noches reinvento su voz.
Hoy no te puedo esperar, pequeño desastre animal.

lunes, 15 de junio de 2009

miércoles, 10 de junio de 2009

Co-razones

No hace falta que me digáis eso de que perdéis la cabeza por eso de que sus caderas...
Ya sé de sobra que tiene esa sonrisa y esas maneras.
Y todo el remolino que forma en cada paso de gesto que da.
Pero además la he visto seria, ser ella misma y en serio que eso no se puede escribir en un poema.
Por eso, eso que me cuentas de que mírala cómo bebe las cervezas y cómo se revuelve sobre las baldosas y qué facil parece a veces enamorarse.
Todo eso de que ella puede llegar a ser ese puto único motivo de seguir vivo y a la mierda con la autodestrucción...
Todo eso de que los besos de ciertas bocas saben mejor es un cuento que me sé desde el día que me dio dos besos y me dijo su nombre.
Pero no sabes lo que es caer desde un precipicio y que ella aparezca de golpe y de frente para decirte, "venga, hazte un peta y me lo cuentas".
No sabes lo que es despertarte y que ella se retuerza y bostece, luego te abrace, y luego no sepas cómo deshacerte de todo el mundo.
Así que supondrás que yo soy el primero que entiende el que pierdas la cabeza por sus piernas, y el sentido por sus palabras, y los huevos por un mínimo roce de mejilla.
Que las suspicacias, los disimulos cuando su culo pasa, las incomodidades de orgullo que pueda provocarte son algo con lo que ya cuento.
Quiero decir que a mí de versos no me tienes que decir nada, que hace tiempo que escribo los míos.
Que yo también la veo.
Que cuando ella cruza por debajo del cielo solo el tonto mira al cielo.
Que sé como agacha la cabeza, levanta la mirada y se muerde el labio superior.
Que conozco su voz en formato susurro, y formato gemido, y en formato secreto.
Que me sé sus cicatrices y el sitio que le tienes que tocar en el este de su pie izquierdo para conseguir que se ría, y me sé lo de sus rodillas, y la forma que roza las cuerdas de una guitarra.
Que yo también he memorizado su número de teléfono, pero también el número de sus escalones, y el número de veces que afina las cuerdas antes de ahorcarse por bulerías.
Que no solo conozco su última pesadilla, también las mil anteriores, y yo sí que no tengo cojones a decirle que no a nada porque tengo más deudas con su espalda de las que nadie tendrá jamás con la luna, y mira que hay tontos enamorados en este mundo...
Que sé la cara que pone cuando se deja ser completamente ella, rendida a ese puto milagro que supone que exista.
Que la he visto volar por encima de poetas que valían mucho más que estos dedos, y la he visto formar un charco de arena rompiendo todos los relojes que le puso el camino.
Y la he visto hacerle competencia a cualquier amanecer por la ventana: no me hablen de paisajes si no han visto su cuerpo.
Que lo de "mira sí, un polvo es un polvo", y eso del tesoro pintado de rojo sobre sus uñas y solo los sueños pueden posarse sobre las cinco letras de su nombre.
Que te entiendo,que yo escribo sobre lo mismo, sobre la misma.
Que razones tenemos todos.
Pero yo muchas más que vosotros.



Carlos Salem

miércoles, 20 de mayo de 2009


La costumbre de caer endurece el cuerpo, haber llegado al suelo es ya un alivio por sí solo.
De aquí no voy a pasar.



José Saramago

Ensayo sobre la ceguera

martes, 19 de mayo de 2009



Si Dios fuera mujer es posible que agnósticos y ateos no
dijéramos no con la cabeza y dijéramos con las entrañas.


Mario Benedetti

martes, 12 de mayo de 2009

Ángel de Orión


Para encontrar otra luz de cruce, otra señal...
Recuperar cada uno su razón y
tu desordenada habitación.

jueves, 7 de mayo de 2009

Standby


Me da vértigo el punto muerto y la marcha atrás, vivir en los atascos, los frenos automáticos y el olor a gasoil.
Me angustia el cruce de miradas, la doble dirección de las palabras y el obsceno guiñar de los semáforos.
Me arruinan las prisas.
Me enervan los que no tienen dudas y aquellos que se aferran a sus ideales sobre los de cualquiera.
Me cansa tanto tráfico
y tanto sinsentido.
Parado frente al mar mientras el mundo gira.

lunes, 20 de abril de 2009

Ensayo sobre la ceguera




"Ese cura tiene que haber sido el mayor sacrilegio de todos los tiempos y de todas las religiones, el más justo, el más radicalmente humano, el que vino aquí para decir al fin que Dios no merece ver."

José Saramago

martes, 14 de abril de 2009


- Mr. Meebles es un hombre bueno y sabio que conoce todo acerca de todas las cosas. Hace todo tipo de magias y siempre está dispuesto a acompañarte en mil aventuras, solo tiene un pequeño problema...

- Que no existe.

- ¿Ya te sabías este cuento?

- Sí, y tú también.


Camino

martes, 7 de abril de 2009

viernes, 3 de abril de 2009


Cada noche siento que necesito algo desesperadamente.
Noto la ansiedad ascendiendo en mi interior, tan furiosa y tan presente que me impide respirar.
Quiero que vuelvas, que me saques de aquí.
Quiero que me salves de alguna manera.

martes, 3 de marzo de 2009


Robert Doisneau Le baiser de l'hôtel de Ville



Así que agárrate a mi espalda, vamos a volar ...

Recorreremos la ciudad como gotas de lluvia.

miércoles, 11 de febrero de 2009


Y a solas romperte a mordiscos el alma y los labios.
Y a solas romperte a mordiscos el sexo y los labios.

miércoles, 4 de febrero de 2009

Le fabuleux destin d'Amèlie Poulin


Verá, mi pequeña Amèlie, usted no tiene los huesos de cristal, podrá soportar los golpes de la vida, si deja pasar esta oportunidad con el tiempo su corazón se volverá seco y frágil como mi esqueleto.

¿A qué espera? Ande, vaya a por él.